Contacta

La hélice de aluminio es la más popular entre las embarcaciones de recreo. Tiene un coste relativamente bajo, buena resistencia a la corrosión, gran fuerza y es fácil de reparar. Sin embargo, si la comparamos con las hélices de acero inoxidable, las de aluminio se doblan y presentan muescas más fácilmente. El acero inoxidable de una hélice es el material más resistente y duradero de todos los utilizados para las hélices. De hecho es cinco veces más fuerte que el aluminio, lo que es una gran ventaja. Las hélices de aluminio se doblan y presentan muescas en muy poco tiempo. Las palas de hélices en acero inoxidable pueden fabricarse más delgadas para mayor eficacia. El acero inoxidable es mucho más resistente a la corrosión. Las hélices de acero son más fáciles de reparar aunque con un mayor coste que la de aluminio y pueden causar corrosión en las superficies de aluminio más cercanas si no se utilizan ánodos autosacrificantes como protección en agua salada. Toda hélice de aluminio puede ser sustituida por una de acero inoxidable con el mismo paso y el mismo número de palas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de cookies.